El síndrome metabólico

El síndrome metabólico está relacionado con estas patologías metabólicas y cardiovasculares; la diabetes, la obesidad, la dislipemia, la aterosclerosis y la hipertensión.

O9

  • La diabetes:

Es una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento de la cantidad de glucosa en sangre. No es de estrañar que los datos encontrados indiquen que en los países desarrollados el 4% de la población padezca diabetes y para más inri, que consuman el 10% de los recursos sanitarios. Estos datos hacen pensar que es una pandemia del siglo XXI. A nivel mundial se estima que lo padecen unos 150millones de personas, y que se incrementará a los 300 millones de aquí a unos 10 años, destacando China e India.

Existen dos tipos de diabetes: la tipo 1 y la tipo 2.

La diabetes tipo 1 es muy poco frecuente. Se estima que lo padecen alrededor del 10%. Es la diabetes aguda que afecta a niños y jóvenes y siempre requiere insulina como tratamiento.

La diabetes tipo 2 es la más frecuente, alrededor del 90% de los casos. Aparece en personas sobre todo adultas (>50años), aunque últimamente se observa que está afectando a grupos de edad cada vez más jóvenes, incluyendo niños y adolescentes. Esto es debido a los atracones a bollería industrial, dulces y sedentarismo que se observa en nuestra sociedad, generando obesidad infantil.

La diabetes tipo 2 no necesita tratamiento con la hormona insulina, al menos al principio.

Las dos diabetes tienen causas diferentes: la 1 es más bien genética, y la 2 es por sedentarismo y mala alimentación, pero ambas comparten una alteración de la asimilación de los azúcares, especialmente de la glucosa. No se metaboliza el azúcar de forma adecuada y por eso se acumula en la sangre.

Si la diabetes tipo 2 no se trata correctamente las probabilidades de que aparezca una enfermedad cardiovascular son muy elevadas, ya que la principal causa de muerte de la diabetes tipo 2 sin tratamiento es el infarto de miocardio.

La diabetes tipo 1 desgraciadamente no se puede prevenir. No es el caso de la tipo 2, en la que la información y la educación sanitaria jugaran un papel muy importante.

  • La obesidad:

Es un problema gravísimo en la mayoría de sociedades en donde ya no solo afecta a los adultos, sino que ahora hay un gran porcentaje de niños y adolescentes afectados por dicha enfermedad.

La obesidad no es más que un exceso de acumulación de grasa en el cuerpo. Esta grasa se acumula de dos maneras en nuestro cuerpo: 1. Androide o manzana: acumulación de grasa principalmente en el abdomen. 2. Ginoide o pera: acumulación de grasa en caderas y muslos.

Todo sobrepeso indica una predisponibilidad a padecer numerosas enfermedades, pero es la androide la que nos indica un factor de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

  • La dislipemia:

Las dislipemia hace referencia a la alteración en la cantidad de lípidos que circula por la sangre. En nuestra sangre tenemos principalmente dos tipos de lípidos: los triglicéridos y el colesterol. Estas moléculas de grasa viajan por el torrente sanguíneo gracias a las lipoproteínas, que son como sus embarcaciones para poder viajar por la sangre, ya que son liposolubles y no se disuelven en la sangre. El colesterol viaja en embarcaciones de dos tipos: LDL y HDL. Las LDL son las embarcaciones que pueden pegarse a las paredes de las arterias y por esta razón se le denomina colesterol malo. Las HDL son las embarcaciones que van hasta el hígado y son las llamadas colesterol bueno, porque cuanto más haya menor es el riesgo cardiovascular.

  • La aterosclerosis:

En algunos adultos las grasas malas están en mayor numero y pueden depositarse en las arterias, junto con calcio, bacterias y células formando así, una placa gruesa de aterosclerosis. Si estas placas crecen pueden llegar a obstruir no dejando pasar la sangre por su interior.

Cuando esto ocurre en una arteria del corazón, el tejido que irrigaba esa arteria quedará muerta, provocando un infarto. Lo mismo ocurre cuando la arteria es cerebral, el tejido muere generando el ictus.

  • La hipertensión:

La sangre que circula por nuestras arterias, llega por un bombeo. Cuando llega las paredes de las arterias se distiende al máximo alcanzando una presión máxima que no debe superar los 135mmHg. Cuando la arteria se contrae y se vacía por un bombeo, la presión es la más baja 85mmHg. Cuando las personas superan estos niveles, pongamos como ejemplo 140/90mmHg, se dice que padecen de hipertensión. Cuando esta situación se alarga en el tiempo, altera la pared de las arterias y acelera la aterosclerosis. El exceso de presión hace que el corazón tenga que trabajar con mayor esfuerzo y hace que se haga más grande (hipertrofie) y reciba menos sangre de la que debería. Esta falta de sangre puede provocar el infarto de miocardio. Además si esto ocurre en las aterías cerebrales, podría acabar rompiendo una de estas arterias y provocar un derrame cerebral.

 

El síndrome metabólico.

Lo más normal es que estas enfermedades se presenten asociadas. Casi todos los diabéticos tipo dos son obesos que a la larga desarrollan hiperlipemia, hipertensión y aterosclerosis

Y así, se podrían combinar estas patologías considerando todas las probabilidades, de tal manera que quien comienza padeciendo una de ellas, si no pone remedios adecuados, acaba padeciéndolas todas y muriendo de problemas cardiovasculares. Además estos procesos no se desarrollan independientemente unos de los otros, ya que cada uno de ellos puede acelerar o agravar los restantes: la diabetes se perjudica por la obesidad; el exceso de peso se agrava por las alteraciones de los lípidos, y así sucesivamente, si se considera cualquier combinación de estas patologías.

Es muy importante seguir una buena alimentación y realizar ejercicio diario para evitar padecer alguna de estas patologías y que ello provoque o empeore otra.

Fuente: “El mono obeso” de José Enrique Campillo Álvarez.

El mono obeso. José Enrique Campillo Álvarez. Editorial: Booket

El mono obeso. José Enrique Campillo Álvarez. Editorial: Booket

Anuncios

Un comentario en “El síndrome metabólico

  1. Pingback: Leche y Humanos | Fisioterapia y vida Paleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s